Control a rifas populares

El gobierno nacional pretende controlar la venta de rifas en Colombia , ya que las considera ilegales al no transferir  el catorce por ciento por derecho de explotación, dineros que en últimas están dirigidos a fortalecer la salud pública colombiana.

Pero si se analiza en profundidad esta situación se puede evidenciar que la proliferación de las rifas populares en colombia obedece a la falta de empleo.

Carlos Ramírez era un empleado de una cafetería en la ciudad de medellín pero el negocio de la cafetería  fue cayendo lo cual concluyó con el despido de Carlos como empleado, afirma que estuvo un tiempo sin realizar ninguna labor hasta que con un dinero que tenía de reserva realizo la compra de un mercado el cual montó en una carreta y lo ofrecía  por medio de una rifa.

Carlos realizaba esta actividad en dos sorteos al mes es decir realizaba dos rifas de mercados al mes en un lapso de quince días , esto permitió que Carlos fuera construyendo una clientela dispuesta a probar suerte y ganarse el mercado.

control a rifas ilegales

Dice carlos que se inició en esta actividad gracias a un tío que realizaba rifas un poco más grandes ya que rifaba electrodomésticos para el hogar, afirma Carlos que la sumatoria de estos electrodomésticos  muchas veces supeaban los ocho millones.

Afirma Carlos que gracias a esta actividad y otras adicionales logra mantener a su familia y también ayuda a un familiar el cual le colabora con el negocio de la rifa.

Este es el panorama detrás de las rifas populares que el gobierno pretende controlar, legalmente una persona no puede realizar esta actividad de forma periódica según la ley  643 del 2001, lo anteriormente dicho quiere decir que una persona tiene derecho a realizar una rifa por año.

A criterio propio, las rifas han sido un medio por el cual las personas buscan obtener recursos  y es una realidad que esta actividad fomenta el empleo informal y aunque se evaden recursos dirigidos al sector salud siempre estarán presentes entre los colombianos.

inicio